3 Claves para aprender a perdonar

3 Claves para aprender a perdonar

¿Te han traicionado alguna vez y sigues sin sanar la herida? Necesitas las Claves para aprender a perdonar

Atender las emociones y aceptar que la negatividad te hace sufrir son dos de los pasos que debes tener en cuenta si quieres reconciliarte con otra persona.

Aceptar las adversidades es un ejercicio mental que cuesta conseguir, más aún cuando sientes que alguien cercano a ti te ha traicionado. No consigues soltar y sientes que la persona con la que compartiste tantos momentos ya no está y ha dañado la relación en la que confiabas.

Para recuperar esa confianza requieres acudir al perdón, pero no todo el mundo consigue aprender a perdonar, ya que a menudo se considera que el perdón consiste en olvidar lo sucedido.

Y la respuesta, precisamente, consiste en todo lo contrario. Perdonar es recordar, pero aprendiendo de lo sucedido.

Se trata de conectar con esas emociones como el dolor, la ira, la hostilidad, la rabia, el odio, el resentimiento e incluso la venganza las cuales deterioran tu salud.

Es necesario asumir el sufrimiento y dejarlo ir sabiendo que has superado ese obstáculo, teniéndolo presente y dándote cuenta de que todas las personas pueden traicionar en algún momento de la vida. Las circunstancias y las situaciones a veces llevan a actuar de manera diferente a lo que se espera.

Perdonar significa crecer emocionalmente.

El perdón no supone la inexistencia de sentimientos de rabia, de ira o de venganza. El problema no está en tener esos sentimientos o pensamientos, sino en actuar dejándose llevar por ellos perdiendo de vista intereses más importantes.

Por esta razón, las 3 claves para aprender a perdonar son vitales para poder continuar y llevar nuestra vida como nos gustaría.

Entonces ¿Qué hacer para lograrlo?

3 Claves para aprender a perdonar

1-Aceptación: Reconocer que nadie puede dañarte emocionalmente, eso lo haces tú cuando no aceptas las acciones del otro y lo culpas de tu dolor.

2-Necesidad de comprender: Aceptar que el otro no acciona para dañar, no eres el centro de la relación, él también tiene su propio mundo y desde allí acciona. No te lo tomes personal.

3-Soltar y dejar ir: Asumir la responsabilidad de tus acciones y dejar de culpar al otro de lo que te corresponde a ti hacer. Lo que es tuyo nadie te lo quita, pero lo que no, debes soltarlo para que recuperes tu libertad.

¿Hablamos?

Yuraima Suárez

+54 9 11 3642-9681

Telegram

@YuraimaSuarez

Pin It on Pinterest

Share This